Alguna vez...

Yo no tuve una niñez perfecta, pero fui una niña sumamente feliz! Tuve una bicicleta Apache color amarillo que me trajeron "los reyes" en la casa de mi abuelo y tuve un carrito de esos con los que te impulsabas con tus patitas para avanzar. Era una maravilla (para mí) porque era rojo, tenía claxón en el volante amarillo y la tapa del asiento se levantaba para guardar mil cosas en "la cajuela"; Yo lo bauticé como mi Boogie.
Mi tía me enseñó a patinar con unos patines metálicos en los que metías tu pie con todo y zapato y que se ajustaban a tu medida. Para que no me cayera, ella me amarraba con un trapo a la altura de la cintura y cuando yo me tropezaba, me daba un jalón hacia arriba y me evitaba el trancazo en las rodillas.
Un día de reyes les pedí en mi carta la casa de muñecas de la Barbie y oh sorpresa, que al despertarme lo que encontré en la sala fueron un montón de muebles de madera para una casita que no había llegado. Horas más tarde llegó mi tío enviado por los reyes, con una enorme casa de tres pisos, hecha también de madera y en la que ajustaban perfectamente los muebles recibidos por la mañana. Dentro de esa casa habitaba una enorme familia de playmobil que además de la mansión, contaban con un camper, un auto verde convertible y el local de una tienda de abarrotes. Esa casa se volvió mi escondite para jugar por horas enteras y la única persona con quien la llegué a compartir fue mi adorada prima.
Barbies solo tuve 2. Ambas regalos de mis tíos. Mi madre nunca me las quiso comprar porque decía que eran los juguetes más caros y corrientes que conocía. Muñecas tuve muchas, casi todas Lily Ledy... La que lloraba, la que reía, la que hablaba, la que caminaba, pero la que comía y luego se cagaba nunca me llamó la atención.
Tuve mi botiquín de doctor de Mi Alegría y también mi super juego de química. Tuve muchos cuadernos para iluminar y colores prismacolor y unos bicolores de los que mi favorito era el que tenía el color rosa de un lado y el morado del otro (ironías de la vida porque ahora no soporto el morado). También tuve plumonitos con los que dejaba mensajes escondidos dentro de mis cuadernos de la escuela.
Mi compañero de juegos era un perro de peluche que se llamaba Pulgoso y que cuando se ensuciaba, mi abuela lo destripaba y lo echaba a la lavadora.
De mascotas tuve un conejo que se llamaba Kory, un pollo y un pato que se llamaba limón. Al conejo lo hicieron mixiote (oh triste y larga historia), del pollo no me acuerdo y el pato solo duró dos días en casa porque mi mamá no podía dormir con su cuack cuack.
Jugaba mucho serpientes y escaleras, damas chinas y turista. Mi especialidad era brincar la cuerda (lo cual tiene una extensa historia digna de otro post) y era buena gimnasta.
De más pequeña me trepaba al refrigerador a morder las manzanas y ahí me quedaba por horas hasta que alguien se daba cuenta y me cargaba para poder bajar.
Tuve un robot 2XL que funcionaba con cassettes de 8 tracks y cuando llegó el Atari, mi mundo se iluminó. Tuve una cámara kodak de 110 mm que funcionaba con flashes de cubito desechables y no tengo la menor idea de qué cosas tomaba con ella.
Veía programas como La señorita Cometa, Skippy, Flipper, El capitán Cavernícola, Los pájaros patinadores, Tom Sawyer, los Duques de Hazzard, Burbujas, Chabelo y amaba Don Gato, Los locos Addams, Mi bella genio y Hechizada. Fui generación Flans y Timbiriche (no sé si debería darme pena) y mi libro favorito era Alicia en el país de las maravillas.
Me daban miedo los Gremlins, el horrendo ET y antes de irme a dormir, le ponía una tabla a mi bote de los juguetes para que los endiablados pitufos no se fueran a salir y me mataran en la mitad de la noche.
Me aventaba con mis primos en avalancha y era fan de los columpios y las resbaladillas.
Los 30 de abril eran doblemente especiales porque era el único día que el colegio nos dejaba ir sin uniforme y nos regalaba dulces y porque por las tardes, mi tío siempre me llevaba a Vips a comer un helado (un gigantesco banana split) y como 3 veces me llevé algún juguete como premio de las rifas que organizaban.
En verdad que fui una niña feliz. Nunca me faltó cariño, apapachos ni consentimientos. Sufrí lo que debía, pero en realidad disfruté más de lo que tenía. Creo que debería recordar esa parte de mi niñez con más frecuencia a estas alturas de la vida...


14 comentarios:

Master of Puppets said...

un abrazo Mastercita y feliz dia del niño, me hiciste recordar memorables momentos de mi inflancia.

Gabby said...

Mastercito! No extrañabas mis letras? jaja... Nada más de ver la foto en mi bici Apache, me empezaron a llover los recuerdos, fue lindo traerlos al presente :)
Un abrazotote... te quiero!

Taker said...

Vaya que eras una niña consentida XD

Lo del Pollo creo que si es evidente que no te acuerdas bien porque ni del nombre te acordaste. Lo del Conejo, mala onda, no?.

Y si, Don Gato -aún a la fecha- rulea! :)

Besos!

Anonymous said...

heyyyy, qué bonita foto!! recordar es vivir. t.q.m.t.b.

Master of Puppets said...

Te extraño toda tu

MNG said...

Graaaan reseña... graaan foto. lo unico reprochable quizá serían Flans y Timbiriche, pero... no me hagas caso esta vez.

Abacho-piojo

Gabby said...

Hola Taker! Vaya que fue mala onda lo del conejo... Tanto que lo doraba y terminó como mixiote en la barriga de mis primos... En fin, ¿qué se le va a hacer?
Y Don Gato, pufffff, es el Master! Solo espero que no vayan a joder la historia con la peli que estrenan el próximo septiembre.
Abrazotes y nos seguimos leyendo! :)

Gabby said...

Claro que es una bonita foto, sobre todo por modelar mi bicicleta Apache que duró y duró y duró! XD
Besos puerca!

Gabby said...

Ahí vas, ahí vas, teeeerrrco Master! XD

Gabby said...

Lo sabía, sabía que quien me reprocharía mis gustos musicales infantiles serías tú Grinchito, pero qué se le va a hacer, algún defecto tenía que tener! jajaja...
Se acerca cumpleaños y huele a fiesta!
Besos piojo! :D

Taker said...

Y como para cu8ando hay nuevo post? :P
Besos!

Gabby said...

Jaja... tienes razón, ya tengo que ponerme las pilas con este sitio :P
Abrazotes querido Taker :D

Srta. Maquiavélica said...

no inventes niña¡¡ años q no venia a tu blog¡¡ y vaya sorpresa saber q aún sigues escribiendo y q Master sigue siendo tu amigo?? anyway lo q se me ha hecho una verdadera coincidencia es leer qqqqqqq tuviste un perro q se llamaba pulgoso?? y tu abue t lo destripaba para lavar?? me doy un tiro si tu perro es identico al mio me cae jaja¡¡¡mismo nombre bueno yo le decia "pulgas"

Gabby said...

Woooow! ¡Esta sí que ha sido una verdadera sorpresa! ¡Qué gusto volver a leerte mujer! Pues sí, después de tanto tiempo de repente paso a dejar unas cuantas letras por estos lares, aunque ya no tantas como antes.
¿Así que tu perro era como el mío? Jajajaja... Deberíamos intercambiar foto de los pulgosos. Jajaja...
Te mando muchos abrazos apretujados y gracias por pasar por aquí de nuevo
Besos Maqui :)