Así fue...

Cometí el error de abrir la cloaca y soltar al monstruo más peligroso. Ese que se ríe fuertemente de mí, de mis errores y de mis malas decisiones. Lo dejé salir y ahora me acosa,  no me deja dormir, no me deja escribir, no me deja pensar, no me deja vivir.

Hola Señor Fantasma, señor sin rostro! Espero que te encuentres bien allí donde quiera que estés disfrutando de tu vida sin mí :)