"Es el de la orillita..."

Mary es la señora que cada sábado desde hace casi seis años, viene a la casa a ayudarle a la abuela con las andanzas de la limpieza de cocina y baño y este día no fue la excepción.
Mientras ella cantaba y tallaba los mosaicos de la regadera, yo estaba tranquilamente echada twitteando y recomendando a un fotógrafo que descubrí (que por cierto es muy bueno), cuando de repente se escuchó como si una cascada se hubiera metido al baño; acto seguido sale Mary corriendo buscando a mi abuela y le dice "Venga tantito, la llave de la regadera se zafó y el agua se está escapando... no la puedo detener!"
Yo salí corriendo más rápido que la abuela y ví a Mary toda mojada, con la llave en la mano y el chorro del agua saliendo del bújero de la llave a toda presión y rebotando en la pared de enfrente...
- Es que no puedo detenerla. 
- Déjeme cerrarle a la llave de paso que está en la cocina. 
Y ahí voy corriendo a treparme en el lavadero para alcanzar la llave y nada! Que el agua seguía saliendo...
El baño tiene una pequeña ventana que justamente da al patio donde está el lavadero, así que me asomé y con media panza atorada en la ventana, traté de ponerle un trapo, pero era tanta la presión que el trapo se botaba!
Todo eran gritos, unos de Mary que no podía detener el agua, la abuela con que el agua ya se estaba saliendo del baño, yo atorada en la ventana y la perra ladrando como loca y jalándome del pantalón... 
"Pues voy a cerrar la llave desde el registro" me vestí en friega loca y me salí corriendo...
El registro con los medidores está cerca de la ventana de la abuela, así que en lo que dí la vuelta al edificio, ella se asomó desde allí; levanté la tapa, me metí al registro y sorpresa!!! Todos los medidores con sus llavecitas, pero ninguno tiene número del departamento!!! 
- Y ahora cuál es el de nosotros???
- Es el de la orillita...-  Me contesta la abuela
- ¿¿¿El de la orillita??? ¡¡¡¿¿¿ CUAL ORILLITA SI ESTO TIENE CUATRO ORILLITAS???!!! 
- Pues ese, el de la orillita!!! Ahí tienen el número
- ¡¡¡Qué no tienen número!!!
- "Si mija, lo que pasa es que no te estás fijando, pero ahí tienen el número y si no tiene, es el de la orillita"
Desde afuera seguía escuchando la cascada y a Mary gritando que seguía saliendo el agua... Pues de tin marín y entre bichos que nomás corrían de dónde yo le movía, cerré una llave... 
- Ya??? 
- Nooo
- Te digo que es el de la orillita
Pues a ver este otro....
- Ya???
- Nooo
Seguí la trayectoria del tubo y ya ví cual era la llave; en efecto, estaba en la orillita, pero en la orillita pegada a la pared, no en el piso junto a los demás medidores!
El agua por fin dejó de salir, pero se desparramó y llegó al pasillo y una partecita de la sala... Mary parecía pollo recién bañado y yo terminé llena de polvo en la ropa, con los pies mojados y para colmo con comezón en las piernas porque no se qué bicho me traje de recuerdo de los medidores!
"El de la orillita..." Creo que voy a tener pesadillas con esa frase... Ahora solo espero que ninguno de mis vecinos se haya estado bañando mientras yo adivinaba que llave era la correcta y si así fue, lo shento... era una emergencia!