Hasta a los mejores les pasa...

Si hablamos de artes culinarias, definitivamente me quedo con la parte de la repostería porque creo (modestia aparte), que es la que menos trabajo me cuesta y la que más rica me queda.
Tomando en cuenta eso, ayer me dí a la tarea de preparar una rica y deliciosa gelatina de esas que llevan muchas frutitas en trocitos.
Saqué la receta, junté mis ingredientes y leí las instrucciones. Empecé a preparar todo bien padre y cuando llegó el momento de hidratar la grenetina, sonó el teléfono. Al colgar, quise retomar la preparación pero me había distraído demasiado, así que leí de nuevo y decía que se hidrataban 30 gramos en una taza con agua. Tomé la cajita, ví que en la parte de enfrente decía "contenido 28 gramos" saqué un sobrecito y lo eché al agua.
Para no hacer el cuento más largo, terminé de prepararla, pero por más que la revisaba en el refri, no cuajaba y no cuajaba. Las horas siguieron pasando y las frutitas flotando cual lirios en el lago de Xochimilco. Hasta hoy en la mañana fué cuando la gelatina medio cuajó y hasta cuando se me ocurrió consultar con la Master de la cocina (mi abuela, por supuesto) qué diablos le había pasado. Me dijo que seguramente le había echado agua de más y comenzó con todo el rollo explicativo de cómo prepararla.
Luego, acompañé a mi madre a hacer las compras al súper y cuando regresamos, la abuela estaba en la cocina; había aprovechado nuestra ausencia para preparar otra gelatina. No tenía ni 10 minutos que habíamos llegado, cuando la abuela empezó a echar gritos de enojo desde la cocina. La gelatina, se le había cortado.
"Nunca en mi vida me había pasado esto. Es esa maldita grenetina. Compraste una de una marca que no conozco y mira nada más como se hace bolas. Definitivamente es esa grenetina"
Fueron tantas las pestes que escuché del mencionado ingrediente, que tomé la cajita para checar cuál era la dichosa marca y todos sus detalles en la parte trasera. Marca tal, hecha de tal, comercializada por, contenido neto 28 gramos y con unas micromini letritas: 4 SOBRES, CADA SOBRE CONTIENE 7 GRAMOS!
Sorpresaaaaa!!!! No era la marca, no era la grenetina, era sólo el pequeño detalle de que le faltaban 3 sobrecitos de grenetina a las 2 gelatinas!
Malditos diseñadores!!! Por qué hacen eso? Por qué se tratan de ahorrar espacio en detalles tan importantes como ese?? (Este... mmmm... yo soy diseñadora... debería saberlo, verdad? Jajajaja). Eso debería ir en la parte delantera! Un repostero o chef con prisa, no se va a detener a leer las letras pequeñas! Bueno, que debería de dar por hecho que un chef y un repostero saben el contenido de cada sobre, no? Pero yo no soy ni chef ni repostera, así que diseñadores, deberían tomarlo en cuenta! Quién me va a pagar ahora los ingredientes desperdiciados? QUIÉN, EH??? QUIÉN???
En fin, ya ni para qué discutir, más bien me iré resignando a que esta familia pasará los próximos dias desayunando, comiendo y cenando gelatinas semicuajadas, pero eso sí, llenas de frutitas bien cortaditas... alguien gusta? Jajajajajajaja

La playa...

Se acabaron las vacaciones. Mañana hay que volver a la realidad de la ciudad y a la monotonía de la vida.
Hoy definitivamente fue el mejor día de la semana. Me eché a tomar el sol como tanto quería y me bastaba con estirar mi manita para tener otra bebida lista junto a mí.
Entre el ruido de las olas, me acompañó el soundtrack de Ameliè y al compás de las vacaciones terminé de leer La tregua de Benedetti.
En este momento tengo frente a mi la inmensidad del mar y a mi derecha el sol envía sus últimos rayos del día mientras se va escondiendo detrás de un bonche de palmeras. Mañana se acaba el encanto, así que mejor disfruto el rato que aquí me queda...

Desde aquí...

Y en cuestión de segundos, te encuentras en el cielo, viajando entre las nubes.
Todo se ve tan pequeño, que hasta los problemas más grandes, parecen insignificantes desde aquí (esto debería recordarlo cada vez que me ahogo en vasos de agua)
"Mírame" dice la abuela "Tomando jugo de manzana y comiendo cacahuates entre las nubes"
Creo que estas vacaciones nos vendrán bien a todas, en especial a mí, porque la histeria y la poco tolerancia ya me tenían al borde de la locura.
-------------------

Pese a las recomendaciones de todos, yo viajé con mi cuarto integrado en la maleta. Según yo, no olvidé nada, pero eso ya lo veremos con el paso de los dias.
"Desconéctate de todo por estos dias" dijo Pepo, pero la neta, no puedo. Estar en el chisme es parte de sentirme bien. Me relaja escribir, chismear y reírme como loca diciendo cosas bobas por el messenger. Además, un pajarito chismoso me recomendó llevar con qué entretenerme porque los días a donde voy, son divertidos, pero las noches, muy aburridas.
Sea lo que sea, voy con la idea de disfrutar mis dias y aprovechar el apapacho de mis mamis; echarme como vaca al sol, quitarme el color de muerto fresco, las ojeras, tomar muchas fotos, comer como pueco, dormir como lirón y arrullarme con el sonido de las olas del mar.
Ahí les encargo el changarro en el día y yo vengo a ponerme al corriente por las noches! jajaja

Cerrado por inventario emocional...

Nada! Me largo de vacaciones!

Marcas Dudosas...

En la escuela tenía una maestra que se ponía loca cada vez que alguno de sus alumnos mencionaba algún objeto por su marca y no por su nombre. Era tanto el berrinche que le provocaba, que te hacía repetir el nombre del objeto hasta que te quedara claro que las marcas no eran la manera correcta para llamar algo.
Así pues, si esa sacrosanta mujer aún viviera, seguramente se volvería a morir y a re-re-re-remorir, de la impresión de ver que a éstos no les bastó con utilizar la marca, si no que tenían que rematarla escribiéndola así:


Jajajaja, ahora ya saben, si tienen una urgencia de moquitos, pueden adquirir sus pañuelos desechables Klines en su tienda Vips más cercana... en este caso, la del Toreo.

Pd. Gracias Negrurita por ser tan criticona, de no ser por tí, se me hubiera escapado esta joya bloggeril!